Acierta en la compra de un vehículo de segunda mano a la primera

Consejos y recomendaciones para adquirir el mejor trato posible

Adquirir un vehículo de segunda mano es la opción preferida por millones de personas puesto que es un mercado en el que es posible encontrar muchas y muy buenas oportunidades a un precio mucho más ajustado que si fuera nuevo. Las opciones son tantas como segmentos hay en el mercado, desde un vehículo SUV para disfrutar de los fines de semana en familia en el campo, hasta la compra de furgonetas usadas para aquellos autónomos que se inician en el mundo del transporte buscando nuevas alternativas profesionales; las opciones son ilimitadas.

En estos casos, acudir a un concesionario oficial con vehículos de ocasión o a talleres especializados en coches de segunda mano, nos puede hacer ahorrar dinero y dolores de cabeza ya que el vehículo que adquiramos habrá pasado una revisión obligatoria con todas las garantías. Aún así existen ciertas precauciones muy sencillas a tener en cuenta:

Infórmate previamente de los modelos que te interesan así como de sus precios de mercado.
Procura no dejarte llevar por el ímpetu y ten paciencia. Hay muchos modelos y ofertas que pueden adaptarse a tus necesidades, pero no tienen por qué ser las primeras que encuentres. Para estar seguro de tu compra debes poder comparar para extraer conclusiones y tomar una decisión con la que te sientas cómodo.

Repasa la chapa y la pintura en busca de marcas en forma de soldaduras, cortes o abolladuras.
Debido a que se trata de un vehículo de segunda mano, es posible que la carrocería o pintura estén dañadas por accidentes previos y esto podría afectar a su precio. Procura ser detallista y observarlo todo minuciosamente para procurar que no te vendan un vehículo con la carrocería en mal estado.

Comprueba que conserva el gato y las herramientas típicas (llave de ruedas, tuerca antirrobo, gato, destornillador…) que vienen con el coche.

Acierta en la compra de un vehículo de segunda mano a la primera

 En el habitáculo, mira debajo de los asientos y alfombras. Si hay cristales, puede ser por un intento de robo o por un accidente: pregunta al propietario.

Cerciórate de que todos los papeles están en regla.
Es muy importante tener conocimiento del estado legal del vehículo que vas a comprar, por ello pregunta y revisa que toda la documentación está al día y no hay nada que falte por hacer, sobretodo el impuesto de circulación municipal.

  • Solicita un informe extendido de la furgoneta a la DGT. Gracias a él te asegurarás de que el vehículo se te entrega libre de cargas y sin embargos.
  • Comprueba que el número de matrícula y bastidor coinciden con el referido en la documentación del vehículo.
  • Asegúrate de que el vehículo no tenga rebajada la masa máxima. Esto se suele hacer cuando el conductor no dispone de todos los permisos para conducir ese vehículo y lo rebaja para poder conducirlo.
  • Que tenga la ITV al día.
  • Que el vehículo no tenga reserva de dominio. Esto sucede cuando el propietario ha pedido un préstamo para pagar el vehículo. En estos casos, la financiera pone una reserva de dominio al vehículo, con lo cual, éste no se puede cambiar de nombre. Cuando el préstamo se liquida, hay que solicitar a la financiera expresamente que levante esta reserva, pues no se hace de forma automática y, por tanto, el vehículo no se puede transferir.

Autorizaciones de transporte, necesarias para el transporte público por carretera:

Ten en cuenta que para poder ejercer el transporte público por carretera, debes de disponer de autorización de transporte. Antes de adquirir tu vehículo infórmate con un gestor de los requisitos. Es necesaria para:

  • Vehículos de peso máximo entre 2.001 y 3.500 kg: Autorización para de transporte MDL.
  • Vehículos de peso máximo superior a 3.500 kg: Autorización para de transporte MDP.

Solicita una prueba de conducción.

La mejor manera de saber si tu elección es la adecuada es probando el vehículo que quieras adquirir. Es muy importante saber si te sientes cómodo en él, ya que vas a pasar muchas horas al volante. Deberemos prestar especial atención a:

  • Si hace ruido al arrancar el vehículo en frío.
  • Si el volante gira bien.
  • El comportamiento de amortiguadores y suspensión antes los baches.
  • Si el vehículo frena correctamente.
  • El estado de la transmisión y el embrague al subir y bajar marchas.
  • Funcionamiento de los faros.
  • El color del humo.
  • Revisa el funcionamiento de todos los sistemas eléctricos, ventanillas, aire acondicionado, limpiaparabrisas y todos los accesorios que incorpore el vehículo.

Acierta en la compra de un vehículo de segunda mano a la primera

Pide a un mecánico de confianza que chequee el vehículo.
Es importante que nuestro mecánico de confianza revise detalladamente el vehículo. De esta manera, ahorraremos sorpresas desagradables que puedan afectarnos cuando ya hayamos realizado la compra y no podamos realizar ningún tipo de queja ante problemas inesperados.

Es interesante confirmar que el vehículo no haya tenido un accidente importante y haya sido reparado, pues a veces le quedan secuelas.

También puedes solicitar el libro de revisiones y facturas de reparaciones y mejoras realizadas, para ver que se le ha hecho y hace cuanto. En función del tiempo que tenga el vehículo y los kilómetros, puede tocarle una reparación en breve, de este modo sabrás si ésta ya está hecha o la tendrás que hacer tú seguramente en poco tiempo (por ejemplo, la correa de distribución).

Como último detalle a tener en cuenta, es importante saber el nivel de contaminación de nuestro vehículo, algo que cada vez será más importante puesto que muchos ayuntamientos, sobretodo de grandes ciudades, pueden empezar a limitar el acceso de algunos vehículos a sus centros urbanos según su nivel de contaminación. De hecho, en muchos países de nuestro entorno de la Unión Europea ya han empezado a realizar acciones que limitan el acceso y el tránsito de vehículos altamente contaminantes. La DGT divide los vehículos en 4 categorías según su nivel de emisiones:

  • Cero emisiones: ciclomotores, triciclos, cuadriciclos, motocicletas, turismos, furgonetas ligeras, vehículos eléctricos de batería, eléctricos de autonomía extendida (REEV), eléctricos híbridos enchufables (PHEV)…
  • Eco: turismos, furgonetas ligeras, vehículos híbridos enchufables con autonomía <40km, vehículos híbridos no enchufables (HEV), vehículos propulsados por gas natural o licuado del petróleo.
  • C: turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir de enero de 2006 y diésel a partir de 2014.
  • B: turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir de enero del año 2000 y de diésel a partir de enero de 2006.

 

Como puedes ver, comprar un vehículo de segunda mano es algo sencillo si tienes en cuenta unos pequeños trucos para acertar en tu decisión. Ahora ya sólo falta que encuentres el vehículo que se adapte a tus necesidades y presupuesto. ¡Mucha suerte en tu búsqueda!