La niebla es un fenómeno meteorológico formado por partículas de agua muy pequeñas en suspensión, que provocan una especie de «nube en la tierra» y entorpecen la visibilidad. Saber manejar las luces y conducir con precaución son los principales consejos que hay que seguir para no sufrir percances. Quizás ya supieras eso, pero… ¿sabes cómo hacerte visible y saber ver a los otros vehículos y peatones que circulan por la vía? Sigue leyendo, que te contamos unos cuantos trucos infalibles.

Conducir con niebla es algo que a ningún conductor gusta, puesto que implica un mayor esfuerzo visual y, por tanto, un mayor desgaste.

La niebla puede aparecer en cualquier época del año y las probabilidades de sufrir un accidente se multiplican al reducir en gran medida la visibilidad disponible. Por eso, es importante tener en cuenta qué hacer si nos encontramos con esta situación meteorológica cuando conducimos.

En Fènix Transport no podemos adivinar, al menos por el momento, si encontrarás o no niebla en tu ruta, pero sí que podemos recomendarte tomar una serie de medidas que te contamos a continuación:

1 – Hazte ver con las luces

Presta atención a encender las luces y el piloto de niebla, recordando luego apagarlos para no molestar a otros usuarios de la vía. La luz antiniebla delantera es opcional y la trasera es obligatoria en condiciones de niebla densa. Recuerda que las luces largas se reflejarán en la niebla y dificultan aún más la poca visibilidad así que con niebla hay que activar la luz de posición o las de cruce.

2- Aumenta la distancia de seguridad

Aumenta la distancia normal de seguridad. En estos casos, la Dirección General de Tráfico establece la regla 3V: Visibilidad = Velocidad = Vehículo delantero. Esto significa que, por ejemplo, con una visibilidad de 10 metros debemos circular a 10 km/h y separarnos 10 metros respecto al coche que nos precede para evitar un frenazo en cadena.

3 – Modera la velocidad

Con niebla, la visibilidad se reduce drásticamente. Además, la carretera puede estar húmeda y verse reducida la adherencia. 

4 – Circula siempre por la derecha

Esta regla se extiende, en vías interurbanas, aunque no haya niebla. Pero habiendo niebla, con más razón. Si la niebla es muy densa, toma como referencia la línea continua blanca de la derecha de la calzada. Otra opción es seguir el trayecto del vehículo que te precede, pero recomendamos que no te confíes, porque si el conductor se confunde, tú también.

5 – El freno suave e intermitente

Si pisas el freno de forma delicada, evitarás que las ruedas se bloqueen y si lo haces antes de lo habitual y de forma intermitente, los vehículos podrán verte con una distancia mayor y así la seguridad aumentará.

6 – Mantén el parabrisas libre de vaho

Si aparece vaho te aconsejamos usar los limpiaparabrisas de forma intermitente y si el vaho está en la parte inferior, el truco está en dirigir el aire del ventilador hacia los cristales y, si con esto no basta, siempre puedes abrir las ventanas.

7 – Si tienes dudas, detente

Si la niebla es muy densa y apenas queda visibilidad, la mejor opción es parar. Busca un lugar seguro donde esperar con el coche hasta que la niebla se disipe. Si en ese momento no encuentras un lugar seguro para parar, hazlo cerca del arcén derecho y enciende las luces de emergencia.

Si tuvieras que abandonar el vehículo, deja las luces de emergencia puestas, ponte el chaleco reflectante y avisa de tu situación por teléfono.

Para terminar, tenemos una recomendación que sirve para las anteriores: calma. En estos casos la prisa no es buena compañera de viaje. Reduce la velocidad, presta mucha atención a las circunstancias y, si la situación empeora, no dudes en parar.  

Desde nuestra Agencia de transporte y mensajería también te recomendamos consultar los partes de previsión meteorológica para anticiparse a lo que pueda venir el día en el que tengamos planeado viajar. De esta manera, podemos planificar la ruta evitando los lugares más delicados.

 Te invitamos a leer este post de la DGT donde nos aconsejan medidas para conducir con precaución durante los días de niebla.

 http://revista.dgt.es/es/reportajes/2019/12DICIEMBRE/1217-Niebla-y-ayuda-SUPL.shtml#.Xh3eaVNKhTY