Conducir bajo la ola de calor

Con la llegada del verano, llega también el calor y este año parece que lo hará intensamente.

Tanto conductores profesionales como particulares, podemos ver nuestra capacidad de conducir alterada por la fatiga e irritabilidad que causa el calor al elevarse la temperatura de dentro de nuestro vehículo.

Con esta entrada en el blog, pretendemos daros unos consejos y trucos para hacer este verano más soportable al volante. ¡Empezamos pues!

Repasando fuentes oficiales esta pasada ola de calor fue la más cálida de las últimas cuatro décadas, azotando con particular “achicharre” zonas del centro, norte y nordeste de la Península e Islas Baleares. 

Cuando las condiciones de calor se vuelven extremas, además de cruzar los dedos para que no se repitan, debemos adoptar precauciones extraordinarias ya que el calor dentro del habitáculo de nuestro vehículo puede alterar nuestra capacidad de conducción, provocándonos fatiga, agresividad, tensión o nerviosismo.

Como buenos profesionales del volante, te proponemos una serie de recomendaciones para evitar los efectos negativos de las altas temperaturas dentro de nuestro vehículo:

 

Airea tu vehículo

Parece una tontería, pero muchas veces por las prisas nos olvidamos de hacerlo. Así que antes de empezar a conducir, baja las ventanillas del coche para airear su interior e igualar, al menos, las temperaturas de dentro y fuera.

 

Aire acondicionado

Cuando enciendas el aire acondicionado, porque seguro que lo encenderás 😉, recuerda bajar las ventanillas durante un minuto para expulsar al exterior el aire caliente. ¡Fuera calor!

 

Temperatura

Te recomendamos mantener la temperatura de tu climatizador entre 22 y 24 grados. Esto hará que no te enfríes por un cambio brusco de temperatura. También evita orientar las salidas de aire hacia tu cara o pecho. ¡Y es que no se trata de pasar frío en verano! Sino de hacer nuestro trayecto más llevadero y seguro. 

Seleccionar una temperatura correcta también te hará ahorrar combustible y recuerda, usa el aire acondicionado siempre en movimiento, nunca cuando estés estacionado.

 

Evita las horas de más calor

Aunque los profesionales no siempre podemos permitirnos estos lujos por razones obvias, tú sí puedes. Así que programa tus salidas evitando las horas de más calor. Se estima que la temperatura más alta del día en verano es entre 3 y 4 horas después del mediodía solar, que en nuestro país suele ser entre las 17:00 y las 19:00.

 

Usa ropa cómoda

Si no tienes que llevar un uniforme en concreto, en verano deja la sofisticación a un lado para conducir y viste con ropa cómoda y holgada. Si es posible de fibras naturales como lino o algodón. Eso sí, usa siempre un calzado adecuado que sujete correctamente el pie.

 

Conducir bajo la ola de calor

Hidrátate

Lleva contigo bebidas frescas sin alcohol. Bebe con frecuencia aunque no tengas sed. Lo ideal sería beber agua o zumos de fruta. Aunque es una obviedad, no consumas absolutamente nada de alcohol si vas a conducir. Las bebidas alcohólicas disminuyen los reflejos, creando una sensación de euforia y de falsa seguridad, incluso en los niveles más bajos.

 

Comida

Es conveniente llevar una alimentación ligera cuando se tiene que conducir largas horas bajo el sol. Elige una comida rica en proteínas y vitaminas, evitando las comidas grasas.

 

Conducir bajo la ola de calor

Descansa

Acuérdate del número 2: Cada 200 kilómetros o 2 horas al volante, estaciona unos minutos para hidratarte, airear el vehículo, estirar las piernas y relajarte un poco.

 

Conducir bajo la ola de calor

Fatiga

Al primer síntoma de fatiga o somnolencia, debes parar inmediatamente para descansar o dormir. Si estás en autopista, busca la salida o área de servicio más próxima para poder estacionar tu vehículo y descansar sin interrumpir la circulación.

 

Conducir bajo la ola de calor

Sombra

En todas las paradas que hagas, procura estacionar tu vehículo en zonas de sombra. Si no hay más remedio que aparcar al sol, no dejes nunca a personas mayores, niños o animales dentro.

 

Que el motor no se caliente

Échale un ojo a la temperatura del motor de tu vehículo y sobre todo al nivel del líquido anticongelante, ya que este no solo actúa en invierno sino también en verano procurando que el motor funcione correctamente extrayendo su calor.

 

Y con lo dicho ya solo faltaría escoger vuestro CD de música o lista de reproducción favorita y ponerse manos al volante. ¡Y es que ni el calor extremo puede con los amantes de la conducción! 😊 Desde Fènix Transport os deseamos unas felices vacaciones de verano y una fresquita y segura conducción.