Dolencias musculares típicas en conductores y ejercicios para aliviarlas

Ahora que todo el mundo vuelve al trabajo, es imprescindible tener en cuenta nuestro cuerpo y saber cuidarlo.

Si algo caracteriza a Fènix es la capacidad de adaptarnos a lo que nuestros usuarios necesiten enviar, sea un paquete pequeño, grande, delicado o refrigerado: Lo cargamos y lo llevamos, sin pasar por plataformas ni procesos que retrasen la entrega y eso es gracias a un equipo de profesionales que trabaja incansable para satisfacer las necesidades y cumplir con los retos establecidos y donde los conductores tienen un papel fundamental en el buen desarrollo de este proceso. Sin conductores no hay transporte y es por ello que su bienestar en fundamental.

Ser conductor supone una cantidad de horas considerable al volante, en la misma postura y forzando las mismas partes del cuerpo todos los días, por eso, la congestión vehicular también es una de las principales causas de estrés y ansiedad entre los conductores. Entre otros síntomas, el estrés se manifiesta en contracturas musculares que, en su fase inicial, provocan dolor, pero pueden llegar incluso a limitar los movimientos.

En Fènix queremos ayudaros con unos consejos muy sencillos para que vuestro día a día sea un poco mejor y seáis o no conductores Fènix, podáis beneficiaros de la ayuda y alivio que ofrecen, para empezar el año con buen pie y mejor postura 😉

Antes de recomendar ningún ejercicio, es fundamental tener en cuenta que cuanto mejor preparados estemos para la conducción, menos sufrirá nuestra musculatura.

Dolencias musculares en conductores

Por eso, es fundamental regular de forma adecuada el asiento, el volante y los retrovisores para evitar las tensiones musculares. Se tiene que tener en cuenta no ir echado encima del volante, sino apoyado cómodamente en el asiento: los hombros deben estar relajados y hacia abajo (lejos de las orejas), y el cuello apoyado en el reposacabezas (no adelantado respecto a la espalda). La parte posterior de los muslos debe reposar sobre el asiento, llegando cómodamente a los pedales. Cada dos horas de viaje conviene hidratarnos correctamente, tomar un refrigerio y despejar nuestra mente.

No obstante las horas van a tensar nuestros músculos así que aquí tenéis 3 ejercicios que se pueden llevar a cabo para poder relajarlos una vez termine la jornada:

Relajar tus dorsales

Relajar tus dorsales

Separa las piernas, flexiona la izquierda y apoya la mano sobre el muslo. Estira el brazo contrario, toma aire y, al soltarlo, inclina el cuerpo sobre la pierna flexionada.

  • Debes notar como toda la parte lateral del cuerpo se extiende desde la cadera hasta el hombro de ese lado.
  • Repite el movimiento 5 veces y cambia de lado.

Desbloquea tu columna vertebral

Desbloquea tu columna vertebral

Estirado boca abajo, coloca tus manos debajo del pecho. Inspira profundamente y levanta el torso al tiempo que sueltas el aire lo más despacio que puedas.

  • Sube el tronco hasta que los codos queden estirados pero no fuerces demasiado la zona lumbar.
  • Baja y sube despacio 5 veces.

Relajación de piernas y caderas

Relajación de piernas y caderas

De pie, eleva una pierna hacia delante y hacia atrás durante 5 veces.

Luego alterna con la otra pierna. Esto ayuda a eliminar la tensión y contribuye a la circulación sanguínea en la zona inferior del cuerpo.

Nos encantaría saber si estos ejercicios han mejorado vuestra jornada laboral, así que no olvidéis hablarnos de vuestra experiencia en los comentarios o en nuestra página de Facebook.

Esperamos que estos consejos os ayuden en vuestro día a día y os hagan empezar 2019 con mejor forma y humor que nunca.