El fin del diésel

Tanto en España como en Europa se están tomando medidas con el fin de respetar lo máximo posible el medio ambiente. En la entrada de hoy, descubriremos qué medidas se están tomando en el sector del automóvil y cómo puede afectar a los transportistas.

Un dato que nos puede ayudar a poner en situación, es que en 2014 el 66% de los compradores optaron por un vehículo propulsado por un motor diésel; en 2018 este porcentaje cayó al 32% marcando una tendencia en las ventas desde que los países europeos empezaron a anunciar restricciones en relación a este combustible.

 

Evolución de los motores diésel

Comparado con los vehículos de gasolina equivalentes, los diésel nuevos que se venden consumen un 25% menos y emiten un 15% menos de emisiones de CO2.

El problema del diésel está en las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) pero aquí también ha habido una gran evolución por parte de los fabricantes, donde los nuevos vehículos diésel emiten un 84% menos de NOx y un 91% menos de partículas que los vehículos de hace 15 años.

A pesar de estos datos, los gobiernos han anunciado la prohibición de coches y furgonetas diesel.

 

Prohibición en España

En España, el Gobierno anunció la prohibición en 2040 de la venta y matriculación de turismos y comerciales ligeros (furgonetas) que emitan dióxido de carbono: diésel, gasolina, gas natural comprimido, gas licuado de petróleo e incluso híbridos.

La Comunidad de Baleares, ya aprobado la Ley de Cambio Climático que prohíbe la circulación de vehículos diésel nuevos a partir de 2025 y todos los vehículos de combustión a partir de 2035. La primera consecuencia de esta nueva ley ha sido una fuerte caída en las matriculaciones.

 

Situación del diésel en Europa

El resto de países europeos se plantean restricciones a los vehículos diésel, pero sin el carácter prohibicionista que se ha impuesto en Baleares. Haciendo un breve repaso:

Reino Unido: su objetivo es que en 2040 todos los coches y furgonetas nuevas sean cero emisiones y que todo el parque esté descarbonizado en 2050.

Francia: París ya ha prohibido la circulación de coches diésel matriculados antes del 31 de diciembre del año 2000. En 2040 se prohibirá el diesel y gasolina en Francia.

Alemania: ha presentado un plan de bonificaciones para reajustes técnicos en los vehículos más antiguos o cambiar un coche en las ciudades con más contaminación y así evitar prohibir los coches diésel.

Holanda: su objetivo es que todos los vehículos nuevos en 2035 sean cero emisiones.

Dinamarca: prevé prohibir los diésel y gasolina en 2030 y los híbridos en 2035.

 

Desde Fènix Transport confiamos en que los gobiernos ayuden a la renovación del parque de vehículos y faciliten el cambio a vehículos más eficientes. Evitando así la inflación en los precios de los combustibles fósiles y contribuyendo al cuidado del medio ambiente.

 

Fuente: RACE